domingo, 10 de abril de 2011

El rayo.

La vida nos demuestra día a día, minuto a minuto, que es dura. Todos lo pasamos mal en contadas ocasiones y nos sentimos solos en muchas otras. Todos tenemos un momento oscuro en nuestras vidas, el momento que quieres tirar todo por la borda. Ves a los demás felices, con una sonrisa en la cara y te preguntas que has hecho mal para merecerte eso.


Pero si algo he aprendido de todos esos momentos, es que todo tiene una solución. En el momento en el que te sientes en un pozo oscuro, sola y sin salida, tienes que mirar para arriba y verás el sol. Brillando, fuerte y con vida. Te tienes que alimentar de él, ver todo lo bueno que tiene y coger fuerzas para salir del pozo. 

Suele ser una frase que te marca, una noticia reciente que te ha impactado o simplemente una persona. Todas esas cosas son las que te ayudan a ver ese rayo de luz que necesitas para seguir adelante.

Adelante, cógelas y sé feliz.