domingo, 22 de mayo de 2011

Valiente.

Me siento rara, extraña, sin atreverme a dar ese paso que necesitamos. El paso que cambiaría todo para siempre, como lo hemos podido ver en otra persona. Nos echaría para adelante o para atrás, sería bueno o malo, pero nos cambiaría.

Todavía no me he atrevido a hacerlo aunque siempre me haya considerado valiente. Con miedos, como todo el mundo, pero valiente. Sólo sé que yo antes no me sentía así, pero ahora vienes tú y rompes en miles de pedazos lo que siempre había creído, porque me haces sentir insegura y cobarde. Y eso me frustra.
Me frustra porque siento y sé, que tendría que ser capaz de hacerlo. Tendría que ser capaz de elaborar el plan que lleva rondando en mi cabeza, en mis sueños, durante una buena temporada.  

Te necesito, simplemente eso. Ha pasado mucho tiempo y siento que te echo de menos aunque todavía no hayamos estado nunca juntos. Tengo esa sensación de conocerte de antes, pero sin hacerlo y por eso siento una perdida que nunca he podido tener.

A pesar de mis dudas y sensaciones, tengo clara una cosa: que al final, con el tiempo, seré valiente y daré ese importante paso que tú y yo necesitamos.
 

miércoles, 11 de mayo de 2011

Culpables con razón.

Estoy decepcionada. Y mucho. No creía que todo esto acabaría así. Las pequeñas riñas que siempre me han rodeado pasaban, como una hoja que sueltas en un río. Al principio, flota, pero después, se hunde en cuestión de segundos. Ésto no ha sido así, por mucho que lo creyera con todas mis ganas.

Yo siempre he creído tener la razón en las discusiones. Admito que mi cabezonería y mi orgullo me puede, pero ¿mentir? Eso nunca. Que me llamen mentirosa cuando no lo soy es una de las cosas que más odio en el mundo. ¿Para que mentir cuando puedes decir la verdad? Me parece estúpido. Tampoco soporto a la gente que se calla las cosas cuando una persona más lo necesita y menos, si se trata de una amiga. Te sientes sola y si ella no te apoya ¿quien va a hacerlo? Todo el mundo necesita sentirse respaldada y querida, sin excepciones de nadie.

Quiero mencionarte a ti. Si, Tú. Hipócrita de poca monta. Di las cosas cuando estemos las dos juntas y no por separado. Aunque claro, ya sé que así es mucho más facil aplastarnos. Tu personalidad perfecta sin fallos hace que me pregunte que haces mal. Nadie es perfecto. Eso lo sé mejor que nadie porque puede ser que yo sea la que más fallos tenga de todos nosotros, lo admito.

Sólo tengo una cosa que añadir. Quiero dedicarle todo mi apoyo y cariño a una persona, que ella ya sabe perfectamente quien es. Porque aunque otras personas no te apoyen, yo lo hago siempre. ¿Vale? Ahora necesitamos saber que tenemos a otra persona que piensa igual aunque quedemos mal delante de todos y con la culpabilidad de todo esto.

Porque aunque parezcamos culpables, somos culpables con razón. Y lo sabemos.

domingo, 8 de mayo de 2011

El camino.

He estado un largo tiempo parada, en "stand by", sin saberlo, pero ¿sabes? Hoy he vuelto a soñar contigo. No lo hacía desde hace meses y echaba de menos esa sensación. La sensación de tenerlo todo claro al fin.

He tenido una pausa en mi vida para reflexionar y darme cuenta de lo que de verdad quería. He tenido meses grises, sin color, en los que no solo tenía dudas de lo que sentía, sino que también tenía otro camino. Ante mi se ofrecía el camino fácil, en el que no tenía porque luchar y podía quedarme quieta, serena, aunque no completamente feliz. Había encontrado otra persona. Una persona a la que he creído querer durante un tiempo, aunque sin olvidarme de ti totalmente. Me ofrecía la posibilidad de poder ser feliz algún día. Era un camino bonito y sencillo, pero eso nunca ha sido lo mio.

El otro era el difícil. Era el que tenía más baches, dificultades, pero estabas tú. Tengo que admitir que me había rendido y te intenté olvidar, pero volviste a aparecer. Volvías a estar ahí y entonces lo tuve claro y supe que hacer. Escogí esto. Lo que verdaderamente quería y deseaba. Muchas veces me han dicho que hay que luchar por lo que uno quiere y eso es lo que hice. Por eso he escogí lo difícil e improbable, porque es lo que me pertenecía.

He tenido dudas, sí. Pero lo he vuelto a ver todo claro y ahora, al fin, lo sé. Te quiero.